Donald Trump intenta aclarar su “confusión” en materia migratoria

0
1364

Nunca antes en la historia de unas elecciones presidenciales en EU, un candidato había dado tantas muestras de confusión y desconocimiento en un asunto tan sensible para los electores como el de la inmigración indocumentada. Cuando sólo faltan 70 días para la cita con las urnas, un considerable grupo de analistas, activistas y líderes de ambos partidos consideran como alarmante el hecho de que Trump siga sin aclararse las ideas. Y que, en menos de un mes, haya dado tantos bandazos para pasar de la propuesta de construir un Muro en la frontera con México y la creación de una fuerza de deportación masiva, a una nueva propuesta de carácter “más justa”, pero también más difusa, que se parece mucho a los programas de repatriación que ha puesto en marcha Barack Obama —para convertirlo en el presidente que más indocumentados ha expulsado en la historia moderna de EU con más de 2 millones de deportados—, y a los planes del ex gobernador de Florida, Jeb Bush, quien se ha manifestado a favor de conceder cierta forma de amnistía en favor de millones de personas, pero sin concederles la vía a la ciudadanía. Y todo con el fin de recuperar el apoyo perdido (quizá durante más de una generación) entre los electores hispanos. En medio de esta ceremonia de la confusión, que ha desatado las iras de la base de extrema derecha que le exige cumplir con su promesa de “mano dura” contra la inmigración indocumentada y que ha generado el recelo y la desconfianza entre la comunidad migrante, Trump buscará aclarar su política migratoria el próximo miércoles en la ciudad de Phoenix, Arizona. Será entonces cuando sabremos que parte de sus recetas extremas para resolver el problema de la inmigración indocumentada quedarán en pie y cuáles habrán sido desechadas. Por el momento, dirigentes de la comunidad migrante como Janet Murguia, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, han advertido sobre el enorme grado de dificultad que tendrá Trump para recuperar el apoyo de los latinos: “La creencia de que un esfuerzo a medias del señor Trump, para suavizar una letanía de promesas extremas contra la inmigración (indocumentada), le permitirá congraciarse con los votantes latinos, sólo confirma que no se ha dado cuenta de la profundidad del agujero de odio e intolerancia que él mismo ha cavado en su entorno”, aseguró Murguia en un comentario editorial publicado en distintos medios. Además del recelo y la desconfianza de los latinos, Trump se enfrenta a la inexorable marcha del reloj que avanza en su contra en el terreno de las percepciones donde un elevado porcentaje de los electores ya se han hecho una idea sobre la intención de su voto y cuando su contrincante, Hillary Clinton, cuenta con el 89% de probabilidades de ganar y Trump sólo tiene el 11% según las proyecciones de The New York Times.