El 5G obliga a resintonizar la TDT y sustituir las televisiones más antiguas

0
192

La liberación de la banda de 700 megahercios para la nueva telefonía móvil obliga a reprogramar amplificadores y televisiones. Los receptores que no soporten HD quedarán obsoletos en 2023

No es la primera vez ni es difícil, pero todos los usuarios y las comunidades de vecinos tienen que resintonizar los dispositivos de Televisión Digital Terrestre (TDT) porque los canales del 49 al 59 desaparecerán. El Gobierno ha aprobado la liberación de la banda que ocupan para permitir el desarrollo del 5G, la nueva generación de telefonía móvil que utilizará este espectro, entre otros. Las frecuencias afectadas operan entre los 694 y los 790 megahercios, que se usarán para garantizar la cobertura en las zonas más aisladas. El plazo es de un año. Algo más, hasta 2023, durarán los televisores y los aparatos individuales de TDT más antiguos. Los que no soporten la emisión en HD, que será obligatoria en esa fecha, no serán útiles.

Aunque aún quede un año para reprogramar antenas comunitarias y televisores, los instaladores advierten de la conveniencia de comenzar ya los trabajos para evitar un colapso antes del 1 de julio de 2020, cuando todo el proceso debe estar terminado, según los acuerdos internacionales.

Para la adaptación, el Ejecutivo ha aprobado 150 millones de euros en ayudas a las comunidades de vecinos para cubrir la intervención de las empresas instaladoras autorizadas en los equipos. Recibirán entre 104,3 y 677,95 euros, cantidades similares a las recibidas tras la anterior subasta, conocida como dividendo digital, ejecutada en 2015 para la actual tecnología 4G. Según las empresas de instalación, estas cantidades son suficientes para cubrir los trabajos de reprogramación y, en la primera experiencia, se concedieron con agilidad, afirma José Manuel Muñiz, de la Asociación de Telecomunicaciones de Andalucía (Atelan).

Qué debe hacer la comunidad de vecinos
El responsable de los edificios debe contactar con una empresa instaladora autorizada o con la que tenga contratada para el mantenimiento de la infraestructura comunitaria para que un técnico evalúe primero con qué instalación se cuenta.

En caso de que se disponga de una central programable, la más común, el técnico solo tendrá que reconfigurar el equipo de amplificación a las nuevas frecuencias de cada zona. Es el supuesto que supondrá el mínimo coste, ya que no implica nuevos equipos.

Antenas de un edificio de Madrid. CLAUDIO ÁLVAREZ
Si el edificio aún dispone de cabeceras modulares, circunstancia que sucede en el menor porcentaje de casos (entre el 15% y el 30%, según las zonas). La instalación requerirá de nuevos dispositivos, ya que los existentes no se pueden reaprovechar.

Usuario individual
Tanto si vive en una comunidad de vecinos como si dispone de una instalación propia (en este caso no tendrá que tocar la antena), cada usuario tendrá que volver a sintonizar los canales, tal y como se hizo en la última reordenación de frecuencias. Tiene que ir a los ajustes de la TDT y a “buscar canales”.

Durante un tiempo, a medida que se vaya completando el proceso de liberación de la banda (“cuanto antes”, según reclama Muñiz), los canales de televisión afectados se emitirán de forma simultánea en dos frecuencias distintas. Para evitar confusiones, los instaladores han pedido que se emita en la pantalla la advertencia de que desaparecerá el canal seleccionado en la banda que dejará de estar habilitada para la televisión. El objetivo es permitir al usuario seleccionar el nuevo y no incluir el antiguo en favoritos o desplazarlo a otra posición en la lista de canales. Como el procedimiento supondrá ajustes a lo largo del año, Muñiz recomienda no eliminarlo hasta que se haya completado la liberación de la banda en 2020.

Aviso de “Formato no admitido” al elegir un canal que emite en HD en un antiguo receptor de TDT.

Renovación de receptores
Sobre el formato de emisiones, el Plan Técnico Nacional de la TDT aprobado establece como fecha límite el 1 de enero de 2023 para la adaptación tecnológica de los receptores, ya que todos los canales de televisión emitirán en alta definición (HD). Esta transición sí obligará a modificar los aparatos caseros que no soporten estas emisiones.

Desde el próximo año, todos los receptores de TDT, ya estén en la televisión o sean externos, deben ser compatibles con las señales DVB-T2 y HD. Los electrodomésticos de mayor tamaño deberán ser compatibles con las emisiones en 4K e incorporar capacidad de conexión a banda ancha y servicios interactivos HbbTV.