El Ajax toma ventaja en el camino hacia la final de Madrid

0
322

Un gol de Van de Beek da la victoria a los holandeses ante el Tottenham en la ida de semifinales disputada en Londres

El Ajax no se conforma. Tras eliminar al Madrid y a la Juventus tras derrotarles en su campo, este martes se impuso al Tottenham en la ida de las semifinales de la Champions disputada en Londres (0-1) y puso un pie en la gran final que se disputará el 1 de junio en el Wanda Metropolitano. El gol de Van de Beek en el minuto 15 tras aprovechar un fallo de marcaje en la zaga de los Spurs fue suficiente para que el Ajax se lleve una importante ventaja a defender en la vuelta que se disputará el miércoles de la semana que viene en Ámsterdam.

Fue superior el Ajax, que salvo el tramo inicial de la segunda mitad dominó el encuentro y dispuso de ocasiones incluso para haber dejado sentenciada la eliminatoria. No las aprovechó y dejó un hilo de esperanza a los de Pochettino, que en la vuelta recuperarán a Son, sancionado en el día de hoy, y esperan poder contar con Kane, que se perdió la ida por lesión. Necesitarán mejorar la imagen ofrecida en su campo, donde se han visto superados por Ajax sin complejos y que ha vuelto a demostrar por qué es la actual sensación del fútbol europeo.

Salió a mandar el Ajax desde el primer minuto. Los de ten Hag se hicieron con la posesión del esférico y, con el descaro y el atrevimiento que han demostrado durante toda esta edición de la Champions, metieron al Ajax en su área. Fruto de ese empuje llegó el único tanto del partido cuando se cumplía el primer cuarto de hora. Van de Beek aprovechó un fallo en el marcaje de la zaga inglesa y solo ante Lloris mandó el balón a las mallas. El gol no sació al Ajax, que siguió apretando en busca del segundo tanto. La tuvo de nuevo Van de Beek, que se topó con la pierna de Lloris cuando ya celebraba el gol.

Poco después, llegó la jugada que cambió el partido. Poco antes del descanso, una falta botada por Trippier al corazón del área acabó provocando un tremendo golpe entre el portero del Ajax, Onana, y los centrales del Tottenham Alderweireld y Vertonghen. Este último fue el peor parado. El belga acabó tendido sobre el césped, sangrando a borbotones de su nariz, y tuvo que ser sustituido visiblemente mareado. El susto enfrió a ambos equipos, que hasta el descanso no volvieron a atacar.

Tras la reanudación, los holandeses, en un ejercicio de madurez, supieron aguantar las acometidas inglesas en busca del empate y dispusieron de las mejores ocasiones del encuentro a la contra. Tanto Tadic, que volvió a completar un gran partido, como Neres, que a tres minutos del final estrelló un disparo en el palo tras una contra sensacional, pudieron anotar el segundo tanto, que habría supuesto una losa casi insalvable para los de Pochettino. Pero no lo hicieron y dejaron con vida al Tottenham, que tendrá que ganar en Holanda si quiere estar en la final.