“¡El Balón de Oro debe ganarlo un jugador francés!”

0
163

El delantero del Atlético de Madrid protagoniza la portada del último número de la revista ‘France Football’, que entregará el premio en diciembre

El delantero del Atlético de Madrid Antoine Griezmann ha recibido un buen impulso a falta de menos de dos meses para la entrega del Balón de Oro. France Football, revista especializada que otorga este premio, dedicó ayer su portada al jugador galo para recordar el excelente rendimiento de los futbolistas franceses durante el pasado Mundial, donde fueron campeones. “¡El Balón de Oro debe ganarlo un jugador francés!”, ha dicho Griezmann.

“¡El Balón de Oro debe ganarlo un jugador francés!”

Dado el altavoz que supone la portada de una de las revistas deportivas más prestigiosas del mundo, el gesto ha sido interpretado como una forma de impulsar la candidatura de los jugadores franceses (entre ellos, el propio Griezmann) a ojos del grupo de periodistas especializados que deben votar el ganador del Balón de Oro, que se entregará el próximo 3 de diciembre.

Griezmann, que hace casi un mes declaraba “comer ya en la misma mesa que Messi y Cristiano”, desea el reconocimiento individual, aunque ha aprovechado la entrevista en la revista francesa para matizar aquellas polémicas palabras y aclarar que se refería únicamente a esta temporada: “Este año he ganado la Supercopa de Europa, la Liga Europa y el Mundial. Por eso usé la imagen de la mesa de Messi y Ronaldo. En una carrera no me comparo. Esos tíos son auténticas leyendas. Cada año están ahí, no se cansan nunca, marcan 50 goles, ganan trofeos, Balones de Oro y vuelven a estar”.

Ya el pasado 5 de septiembre, en una entrevista concedida al diario L´Équipe, reconoció estar decepcionado por no estar entre los tres finalistas al premio The Best, otorgado por la FIFA: “Es raro y es una pena. Este trofeo lo da la FIFA, ¿no? Y el Mundial lo organiza la FIFA. Ganamos el Mundial y no hay ningún francés entre los finalistas”. Al mismo tiempo, el francés se mostró esperanzado de cara al Balón de Oro: “Sí, creo que cada vez estoy más cerca. El Balón de Oro es un premio prestigioso y para un futbolista es la cima. No hay nada más alto que eso. Hay trofeos, pero no es lo mismo”.

Para ello, sirve el antecedente de Zinedine Zidane, que obtuvo el galardón en 1998 tras guiar a la selección gala en un Mundial cuya final, además, se jugó en París. Los dos goles del exjugador del Real Madrid sirvieron para tumbar en el partido decisivo a una selección brasileña liderada por un Ronaldo en su mejor momento. Dos décadas después, un gol de penalti de Griezmann sirvió para poner la final de cara tras el empate logrado por Perisic. Aunque la victoria francesa terminó siendo holgada ante los agotados croatas (4-2), el delantero ha sido aclamado como uno de los líderes de Francia en la final.

Pero no todos los antecedentes están a favor de Griezmann. En 2010, año de la consecución del Mundial por parte de España, Messi se impuso con más del 22% de los votos a Iniesta y Xavi, líderes del centro del campo de una selección que marcó una época con un estilo de juego basado en la posesión. “No esperaba ganarlo hoy”, comentaba entonces un Messi sorprendido. Sí lo ganaron Ronaldo en 2002 tras ganar el Mundial con Brasil y Cannavaro en 2006 tras hacer lo propio con Italia, lo que lo convirtió además en el tercer central en ganarlo tras Beckenbauer y Sammer. La historia del trofeo ofrece ejemplos dispares.

Lo que sí está claro es que, en caso de ganarlo, Griezmann sería el primer jugador del Atlético de Madrid en hacerse con el trofeo después de que en 1987 recibiera el Balón de Plata Paulo Futre (por ganar la Copa de Europa con el Porto) y de que en 2016 ganara el de Bronce el propio Griezmann tras guiar al Atlético a la final de la Liga de Campeones y a Francia a la final de la Eurocopa. Este año el delantero competirá, primero, contra sus compañeros de selección como Varane, Umtiti, Kanté o Mbappé, a quienes ha considerado buenos candidatos en France Football. Por parte del Atlético de Madrid, cuyo juego ha alabado, lo acompañan en la lista Godín y Oblak, que sumados a los ocho finalistas del Real Madrid y los tres del Barcelona dan los 14 finalistas que aporta LaLiga a una lista de 30: casi la mitad.