El presidente chino obtiene vía libre para gobernar de por vida

0
330

Cambio constitucional permite a Xi Jinping seguir en el cargo luego de 2023

La Asamblea Nacional Popular de China abolió este domingo el límite impuesto hasta ahora a los mandatos presidenciales, dejando vía libre para que el presidente Xi Jinping imponga su visión a largo plazo de una superpotencia mundial sometida al Partido Comunista.

De esta manera, Xi Jinping, de 64 años, se convierte en el presidente chino con mayor poder desde hace al menos un cuarto de siglo y podrá permanecer al frente de las riendas del gigante asiático más allá del término previsto de 2023.

Un total de 2.958 de los casi 3.000 delegados de la Asamblea Nacional Popular (ANP) aprobaron sin sorpresas la medida como parte de un paquete de reformas constitucionales. Sólo hubo dos votos en contra y tres abstenciones. Hasta ahora los mandatos presidenciales estaban limitados a dos periodos de cinco años. Para modificar esta regla se necesitaba una mayoría de dos tercios.

La enmienda introduce también en la constitución “el Pensamiento Xi Jinping” y, en su artículo primero, “el rol dirigente” del Partido Comunista Chino (PCC).

Esta disposición puede dejar entrever un recrudecimiento de la represión contra los opositores al régimen, que podrían ser acusados de ataque a la constitución simplemente por criticar el control del PCC.

Desde que se pusiera al frente del PCC, a finales de 2012, y del Estado, a principios de 2013, Xi Jinping ha ido aumentando la autoridad del régimen.

Xi, heraldo del “gran renacimiento de la nación china”, busca encarnar frente a Occidente la revancha de una superpotencia moderna y respetada para 2050.

Pero sin conceder a cambio libertades individuales. Una ley reprime severamente la disidencia en internet y se han ordenado fuertes condenas contra defensores de los derechos humanos

‘Un nuevo tirano’
El proyecto de ley, anunciado hace dos semanas, consternó a una parte de la opinión pública, pero los censores se encargaron de borrar las críticas que circularon durante un tiempo por las redes sociales.

El límite de dos mandatos fue impuesto en la Constitución de 1982 por el líder de aquel momento, Deng Xiaoping, para evitar una vuelta al régimen dictatorial de la era Mao Zedong (1949-1976).

“Cuarenta y dos años más tarde, en la era de internet y de la globalización, surge en China un nuevo gran líder, un nuevo tirano al estilo de Mao”, denunció el disidente Hu Jia, desde el sur del país, donde el régimen lo llevó de “vacaciones forzadas” durante la sesión de la ANP. “Esta presunta asamblea popular no tiene nada que ver con la voluntad del pueblo”, insistió.

“Para Occidente [este cambio] puede parecer un retroceso. Pero China se concentra en el objetivo final y en la forma de alcanzarlo”, insistió Li Peiling, diputado de Hubei (centro), quien considera que se necesita un dirigente “poderoso” e inamovible para “barrer de forma duradera la corrupción e imponer reformas”.

Presidente de todo
Mao Zedong era el “Gran Timonel”. Xi Jinping, que suma las comparaciones con el fundador del régimen chino, es a veces llamado “presidente de todo” por su capacidad para acumular cargos y títulos honoríficos. Ninguno de sus antecesores tuvo semejante acumulación de poder, salvo el propio Mao, en la cúspide del régimen comunista entre 1949 y 1976, al morir.

XI Jinping es el secretario general del Partido Comunista desde noviembre de 2012. Aprovechó el cargo para lanzar una campaña anticorrupción que ha afectado a 1,2 millones de dirigentes del PCC, y para colocar a sus hombres en puestos estratégicos.

Además es presidente de la República Popular desde marzo de 2013. También preside la comisión militar central desde donde controla los ejércitos y dirige grupos de trabajo dedicados a temas reservados como seguridad nacional, ciberespacio, y economía y finanzas, entre otros.

Fuente: AFP