El rechazo a las peticiones de asilo se duplica en Estados Unidos

0
196

El Gobierno ha decidido que los casos de violencia doméstica o de pandillas ya no permiten obtener amparo

Solicitar asilo es cada vez más complicado en los Estados Unidos de Donald Trump. Entre enero y junio, fueron desestimadas el doble de peticiones de inmigrantes que en el último semestre de 2017. La tendencia ya había empezado antes de que el Departamento de Justicia endureciera a principios de junio las condiciones para poder superar el primer filtro en la petición de asilo. En un nuevo frente de su cruzada antinmigración, el Gobierno restringió la definición de “miedo creíble” que permite a un indocumentado solicitar protección en EE UU. Dos organizaciones sociales interpusieron el martes una demanda contra ese cambio porque consideran que vulnera la Constitución y las leyes internacionales.

Si un indocumentado llega a EE UU alegando que ha huido de su país de origen por motivos de seguridad, las autoridades deben entrevistarle para determinar si esa persona tiene un “miedo creíble de persecución”. Si se considera que así es, el inmigrante deja de estar sujeto a una deportación inmediata y se inicia un largo proceso judicial que determinará si se le concede asilo.

Trump y los partidarios de la mano dura esgrimen que el sistema es demasiado generoso y que muchos de esos inmigrantes no llegan a presentarse a la vista judicial sobre asilo para quedarse viviendo como indocumentados en EE UU. Con esa doctrina en mente, el fiscal general, Jeff Sessions, anunció en junio que, en general, los casos de violencia doméstica o de pandillas ya no serían motivo para recibir amparo en EE UU. Los tribunales de inmigración dependen del Departamento de Justicia, por lo que Sessions sentó un precedente. Ahora, los solicitantes deben demostrar si el Gobierno de su país puede prevenir o no la violencia que dicen sufrir.

En el primer semestre de 2018, los tribunales determinaron que solo un 14,7% de las peticiones superaban el umbral de “miedo creíble”, según cifras oficiales obtenidas por investigadores de la Universidad de Syracuse. La tasa cayó a la mitad respecto a los últimos seis meses de 2017. Históricamente, un 80% de las peticiones superaba ese primer filtro pero en los últimos años solo un 20% de los solicitantes ha acabado recibiendo asilo, según estadísticas citadas por The New York Times.

ESCASO IMPACTO DE LA SEPARACIÓN DE FAMILIAS
La policía fronteriza de Estados Unidos detuvo en julio a cerca de un 7% menos de inmigrantes que el mes anterior intentando cruzar ilegalmente desde México. Pero apenas varió el número de familias arrestadas (176 menos, un descenso inferior al 1%). Eso indica que no se logró el efecto disuasorio que se buscaba con la polémica política de separación de familias inmigrantes iniciada en abril y que el presidente Donald Trump se vio forzado a derogar el 20 de junio.