Estados Unidos sanciona a Venezuela por la muerte del capitán Acosta

0
189

El militar falleció con evidencias de tortura tras una semana de detención bajo custodia de la contrainteligencia militar

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó este jueves al cuerpo de las fuerzas de seguridad venezolanas señalado por el homicidio del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, la Dirección General de la Contrainteligencia Militar (Dgcim). Este militar de la Armada, opositor al régimen de Nicolás Maduro, falleció el pasado 29 de junio tras una semana de detención y torturas por una supuesta conspiración contra el Gobierno chavista. Su cadáver fue enterrado el miércoles después de más de 10 días en la morgue.

“El arresto por motivos políticos y la muerte trágica del capitán Rafael Acosta fue injustificada e inaceptable”, aseguró el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a través de un comunicado en el que se refiere al Ejecutivo como si ya no existiera. “El Departamento del Tesoro está comprometido con poner fin al trato inhumano que el antiguo régimen de Maduro da a los opositores políticos, civiles inocentes y miembros del Ejército, en un esfuerzo por suprimir la disidencia”, siguió.

La semana pasada Naciones Unidas publicó un demoledor informe sobre el deterioro de los derechos humanos en Venezuela que censura precisamente las prácticas de la Dgcim, además de las del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). Tras filtrarse el informe de la autopsia del capitán, la justicia detuvo a un teniente y a un sargento segundo como presuntos responsables, imputándoles el delito de homicidio preterintencional. Sin embargo, no se ha abierto ninguna investigación sobre la cadena de mando.

Como es habitual en este tipo de sanciones del Departamento del Tesoro, las medidas afectan a los bienes que la Dirección de la Contrainteligencia pueda tener en Estados Unidos e impone la prohibición de realizar operaciones financieras con cualquier persona que se encuentre en territorio estadounidense. La Administración de Donald Trump fue la primera, el pasado 23 de enero, en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino, al considerar que el mandato de Maduro decayó por alcanzar el poder en unas elecciones, celebradas en mayo de 2018 sin la participación de las fuerzas opositoras, que calificaron de fraudulentas.