Facebook lanza una aplicación para acceder a los datos de los usuarios a cambio de dinero

0
221

La compañía recopilará información sobre el uso de ‘apps’ con la intención de mejorar sus productos

Facebook ya sabe el tiempo que sus usuarios pasan en la aplicación, los anuncios en los que hacen clic o quiénes son sus amigos en la red social. También tiene datos sobre su actividad en WhatsApp e Instagram. Pero quiere ir más allá. La compañía de Mark Zuckerberg ha lanzado la aplicación Study from Facebook con el objetivo de recopilar datos sobre el uso de otras apps que hacen los usuarios mayores de edad y a cambio les pagará. “Creemos que este trabajo es importante para ayudarnos a mejorar nuestros productos para las personas que usan Facebook”, afirma el gigante tecnológico en un comunicado en su página web. La compañía, que no especifica cuánto dinero pagará, asegura que no venderá los datos a terceros ni los usará para ofrecer publicidad dirigida.

Study from Facebook es, según el gigante tecnológico, una aplicación de investigación de mercado. Estará disponible primero para los usuarios de dispositivos Android en Estados Unidos e India y próximamente se podrá descargar también en otros países. Entre los datos recabados por esta nueva app, se encuentran la lista de todas aplicaciones instaladas en el teléfono, el tiempo que el usuario las utiliza e información sobre el país, el dispositivo y el tipo de red desde el que lo hace. La compañía asegura no recopilar el ID del usuario, contraseñas ni otro tipo de contenido como fotos, vídeos o mensajes.

Borja Adsuara, abogado experto en derecho digital, considera que con esta información la compañía “querrá ver el trasvase que se produce de Facebook a otras redes sociales, sobre todo de los jóvenes a aplicaciones como TikTok”. “En las estadísticas de redes sociales te dicen el número de usuarios pero no el tipo y la evolución del uso”, añade. Y subraya que algunos internautas siguen manteniendo el perfil en Facebook pero cada vez lo usan menos.

Estará disponible primero para los usuarios de dispositivos Android en Estados Unidos e India y próximamente se podrá descargar también en otros países

El gigante tecnológico explica que publicará anuncios para alentar a las personas mayores de edad a participar en este programa de investigación de mercado. Cuando alguien haga clic en un anuncio, tendrá la opción de registrarse y la compañía le invitará a descargar la aplicación en Google Play Store. “A medida que se inscriban, las personas verán una descripción de cómo funciona la aplicación y qué información compartirán con nosotros para que puedan confirmar que desean participar”, explica la compañía, que asegura que todos los participantes podrán optar por no participar en cualquier momento. La empresa Applause, especializada en estudios de mercado, será la encargada de gestionar tanto el proceso de registro como las compensaciones económicas.

El lanzamiento de esta nueva aplicación llega tras meses de críticas después de que TechCrunch revelara que Facebook ofrecía una cuota mensual a menores por espiar sus teléfonos. Desde 2016, la compañía pagó hasta 20 dólares al mes a usuarios entre 13 y 35 años por instalar Facebook Research, un VPN que le permitía conocer toda su actividad web.

Ahora Facebook asegura que solo recopilará datos de mayores de edad. Y lo hará con su consentimiento tras haberles informado adecuadamente de los datos que se recabarán y cómo se utilizarán: “Hemos aprendido que lo que la gente espera cuando se inscriben para participar en estudios de mercado ha cambiado, y hemos creado esta aplicación para cumplir con esas expectativas. Estamos ofreciendo transparencia, compensando a todos los participantes y manteniendo la información de las personas a salvo y segura”.

La importancia del consentimiento
Para Adsuara, “la base de todo es el consentimiento”. Existen varias confusiones en materia de protección de datos, según sostiene: “No se trata de proteger los datos, sino de proteger a las personas en el uso de sus datos personales. Dentro de las personas, lo que se protege es el derecho a la intimidad. El tercer nivel es que no se protege la intimidad de las personas contra ellas mismas sino la libertad de las personas para hacer con su intimidad lo que quieran”.

El experto lo compara con la libertad sexual: “La ley lo que protege es que tú puedes hacer lo que te da la gana con tu cuerpo. Protege tanto al que quiere ser casto como al que quiere ser promiscuo”. De la misma forma, señala que la Agencia Española de Protección de Datos protege la libertad de los usuarios para que hagan con sus datos lo que quieran. “Tu intimidad física la compartes con quien quieras, cuando quieras y por el precio que quieras y tus datos también. Y lo único que tiene que quedar claro es que es libre y voluntariamente. Si no lo es, hay una violación de la intimidad”, afirma.

Pero, ¿es posible garantizar que el consentimiento sea totalmente libre y no esté condicionado cuando se ofrece una compensación económica a cambio? “Es un tema delicado y polémico”, reconoce. Sostiene que “igual que hay una prostitución de la intimidad física también hay una prostitución de la intimidad no física de tus datos”: “Hay gente que igual tiene menos reparo en convertir en mercancía sus datos que su cuerpo. Si veo que hay gente dispuesta a pagar por mis datos y yo necesito el dinero, es una decisión mía. No se puede negar a una persona que libre y voluntariamente haga lo que crea oportuno sobre todo si no le ofrece una alternativa”.

Hay compañías que llevan años ofreciendo servicios o descuentos a cambio de poder recopilar y utilizar los datos de los usuarios. Adsuara pone como ejemplo AT&T, que anunció en 2013 un plan llamado Internet Preferences, por el cual ofrecía a sus clientes en Austin (Texas) un descuento en la factura de fibra óptica a cambio de poder utilizar sus datos de navegación para ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses, siempre con el compromiso de no cederlos a terceras empresas. “Los servicios de pago solo te pueden pedir los datos imprescindibles para prestarte el servicio y facturártelo, porque lo estás pagando. Pero si otras empresas te ofrecen servicios gratuitos, es cuando pueden pedir como moneda de cambio datos que no necesitan para ese servicio pero que les vienen bien para, por ejemplo, ofrecérselos a anunciantes”, explica.

En este caso, Facebook asegura que no venderá los datos a terceros ni los usará para ofrecer publicidad dirigida. Después de verse salpicada por múltiples escándalos por el tratamiento de datos de los usuarios, Facebook dice tener “la responsabilidad de mantener la información de las personas a salvo y segura”: “Con esta aplicación, estamos recopilando la cantidad mínima de información necesaria para ayudarnos a construir mejores productos”. Además, asegura que recordará periódicamente a los participantes que son parte del programa y les ofrecerá la oportunidad de revisar la información que comparten con la compañía. “La transparencia y el manejo responsable de la información de las personas han guiado la forma en que hemos creado Study from Facebook. Planeamos adoptar este mismo enfoque en el futuro con otros proyectos de investigación de mercado que nos ayuden a comprender cómo las personas usan diferentes productos y servicios”, explica la compañía.