La guerrilla de las FARC comienza a dejar las armas

0
1111
Members of the FARC leftist guerrilla patrol the entrance to the area where the rebels are gathering in the municipality of San Jose de Oriente, Cesar department, northern Colombia on February 28, 2017. The initial phase of the FARC disarmament process, which includes making an inventory of weapons and destroying unstable munitions, begins on March 1 according to the timetable agreed in the peace pact between the rebels and the government in November 2016. / AFP PHOTO / Luis Acosta

El proceso de desarme debe finalizar el próximo 29 de mayo, según lo acordado. Foto: AFP

Las FARC, principal guerrilla de Colombia, comenzarán este 1 demarzo el proceso de abandonar las armas, punto esencial del acuerdo de paz firmado con el gobierno para acabar medio siglo de confrontación.

“Noticia histórica para los colombianos”, tuiteó el presidente Juan Manuel Santos horas antes de que se iniciara el desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) en las zonas en todo el país donde se preparan para su reinserción a la vida civil.

El líder máximo de las FARC, Rodrigo Londoño (“Timochenko”), celebró también en Twitter el cumplimiento de lo pactado como “condición necesaria para alcanzar la paz con justicia social” y dijo que la guerrilla está respondiendo “con entusiasmo”.

Las FARC, alzadas contra el Estado en 1964 después de una revuelta campesina, contabilizaron casi 7.000 combatientes al ingresar a los 26 sitios convenidos.

El acuerdo de paz, sellado el 24 de noviembre después de cuatro años de negociaciones en Cuba, establece que los rebeldes depongan las armas en un plazo de 180 días a partir del 1 de diciembre, o “Día D”, en un proceso supervisado por las Naciones Unidas.

Según el cronograma pactado, la recolección de las armas se hace de manera secuencial y en tres fases.

“El fusil por la escoba”

En la zona de concentración de las FARC en el municipio de San José de Oriente, a unos 30 minutos de la ciudad de Valledupar (norte), Maritza González sonríe esperanzada. “Estoy dejando el fusil por la escoba”, dijo esta indígena wayuu de 54 años, en la guerrilla desde los 14.

La ONU, que destinó 450 observadores internacionales para esta misión, saludó el martes en un comunicado el consenso de las partes de iniciar sin más demora el proceso, que según lo acordado debe concluir “el próximo 29 de mayo”.

Se procederá a identificar y registrar “todas las armas presentes en los campamentos de las FARC en las 26 zonas”, indicó en un comunicado.

El “almacenamiento gradual” en contenedores instalados para ese fin se iniciará con la recepción de las armas de los 322 miembros de las FARC que integran el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MMV), el ente tripartito (guerrilla, gobierno y ONU) que según el pacto de paz debe controlar el cese al fuego bilateral y definitivo.

La ONU dijo que “en paralelo y en coordinación con las FARC”, la misión “empezará de inmediato el proceso de planeación y verificación de la destrucción del armamento inestable, como municiones, minas y explosivos”.

El presidente Santos, que recibió el Nobel de Paz por sus esfuerzos de pacificación, a los que aún debe sumarse el Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla activa, dijo la víspera que “el país entró en una etapa irreversible de consolidación de la paz”.

“Vamos como gobierno, como Estado y como sociedad a hacer realidad los frutos de la paz”, dijo el mandatario al anunciar el lanzamiento de programas para el posconflicto, algunos de ellos contemplados en el pacto con las FARC, como planes especiales de desarrollo en municipios golpeados por el conflicto y la debilidad institucional.