¿Los frutos secos ya no engordan? La ciencia cambia de opinión

0
82

Los expertos barajan distintas hipótesis para explicarlo. Una de ellas: que no los masticamos, sino que los engullimos

Son muy calóricos, y por eso temidos, —100 gramos de nuez aportan casi 680 calorías—, pero si esa es la razón de que cualquiera de nosotros tome de media solo 5 gramos al día —no llega a cuatro cacahuetes— deberíamos cambiar de estrategia para no engordar.

“Los frutos secos son la excepción que confirma la regla: no es solo que su consumo no esté relacionado con el incremento de peso corporal, sino que incluso pueden contribuir a disminuirlo. Además, ayudan a mejorar nuestra salud y aportan grandes beneficios por su riqueza en fibra, grasas saludables o fitonutrientes”, explica el dietista-nutricionista Ramón de Cangas.

Para aclarar esta paradoja los expertos barajan distintas hipótesis: que nos llenen tanto que comamos menos guarrerías; que se necesite bastante energía para digerirlos; que quien es fan lo es también de la comida saludable en general; o que incluso engullirlos —casi sin masticar— haga que no traguemos todas sus calorías. “Sea como fuere, está claro que debemos comer más”, remata. Su indicación: 30 gramos de tres a siete veces a la semana.

Lo sentimos, los kikos no son frutos secos. Ni las pipas, los m&m’s…
“Es preciso aclarar que cuando los investigadores hablan de frutos secos no hacen referencia a pipas Tijuana, kikos, ni nada bañado en chocolate…, sino a productos como almendras, anacardos, avellanas, cacahuetes (en realidad son legumbres, pero se clasifican en este grupo), castañas, nueces, piñones o pistachos”, matiza el nutricionista Julio Basulto a El País.

“Y no se observan diferencias si escogemos un tipo u otro, ni tampoco si están tostados, fritos u horneados, pero sí conviene elegirlos sin añadido de sal, azúcar o potenciadores del sabor”. Aunque —señala— que al desde el punto de vista de la microbiota (esos billones de bacterias que viven en el intestino), “podría ser mejor comerlos crudos”.

Aprende cómo y con qué se pueden combinar, según la ciencia, los frutos secos y otros alimentos muy consumidos en Navidad con una herramienta para maridaje en el nuevo número de BuenaVida, que estará disponible en quioscos y en Kiosco y más el próximo sábado gratis con El País y a la venta el resto del mes por dos euros.