Más de 38.000 evacuados en el incendio de California que sigue fuera de control

0
180

Solo está controlado un 5% del fuego en un área de 340 kilómetros cuadrados. Hay seis víctimas mortales y 517 estructuras derretidas

El Carr, el incendio en el norte de California iniciado el lunes, ya es el más destructivo de los cerca de noventa fuegos forestales que azotan el Oeste de Estados Unidos donde se registran elevadas temperaturas. El balance de muertos ha ascendido a seis y este domingo más de 38.000 personas seguían evacuadas de sus casas. Los 3.500 bomberos y los 17 aviones cisterna que luchan contras las llamas solo han logrado controlar un 5% del área incendiada, que se ha expandido a 340 kilómetros cuadrados y ha derretido más de 517 estructuras, la mayoría casas en medio de un paisaje fantasmagórico. Por ejemplo, el pueblo de Keswick, de 450 habitantes, ha sido reducido a cenizas.

El Carr, que se inició por una falla mecánica en un vehículo, ha quemado ya 36.000 hectáreas, según los últimos datos. Las autoridades anunciaron el sábado el fallecimiento de dos niños de cuatro y cinco años, y de su abuela. Los tres fueron engullidos por el fuego el jueves en una finca familiar a las afueras de Redding, una ciudad de 90.000 habitantes y epicentro del incendio, y desde entonces no se les había podido localizar. Además, la policía de Redding reveló que 17 personas siguen desaparecidas, lo que podría elevar significativamente la cifra de víctimas. Los otros dos muertos son bomberos.

Ed Bledsoe, el marido de la mujer y el abuelo de los nietos fallecidos, explicó desesperado a la prensa local cómo trató de volver a la casa para rescatarlos, pero fue imposible. “Hablé con ellos hasta que el fuego los alcanzó. Estaba tratando de ir hacia el fuego”, dijo.

Más de 5.000 estructuras están amenazadas por el avance frenético de las llamas, que se avivan por las elevadas temperaturas (de hasta 37 grados centígrados), la baja humedad y los fuertes vientos. En algunas localidades, las evacuaciones fueron caóticas.

En paralelo, el Gobierno federal reforzó el sábado la ayuda a California con el envío de miles de bomberos. En una declaración de emergencia para California, el presidente estadounidense, Donald Trump, “ordenó ayuda federal para complementar los esfuerzos de respuesta estatales, comunitarios y locales debido a las condiciones de emergencia”, según anunció la Casa Blanca. El gobernador de California, Jerry Brown, había pedido el viernes ayuda federal “para salvar vidas y proteger la propiedad”. También solicitó aviones militares, refugios y agua para 30.000 residentes evacuados en el condado de Shasta, en el norte del Estado. Y ordenó a las fuerzas de la Guardia Nacional, el Ejército de reserva, que ayudaran a los cientos de bomberos desplegados.

Según los servicios de emergencia de California, unas 63.000 hectáreas han sido consumidas por las llamas en los 14 incendios que acechan el Estado, y cerca de 10.000 bomberos han sido movilizados para combatirlos. Las autoridades advirtieron de que “el riesgo de incendio continúa aumentando”. El número de hectáreas quemadas en todo EE UU en lo que va de año es inferior a los datos de 2017 pero por encima del promedio de la última década.