Samsung vuelve a intentarlo con las pantallas plegables con el Galaxy Z Flip

0
46

El ‘smartphone’ del fabricante surcoreano ya se puede reservar en España por 1.500 euros

Samsung vuelve a intentarlo con las pantallas flexibles. Después del amargo lanzamiento en 2019 del Galaxy Fold, el fabricante surcoreano ha presentado este martes en un evento en San Francisco un nuevo smartphone plegable: el Galaxy Z Flip. El terminal adopta el clásico formato de concha que ya usan otras compañías como Motorola con el legendario Razr. En España, ya se puede reservar el nuevo modelo en morado y en negro por 1.500 euros desde la página oficial de Samsung. El dispositivo llegará al mercado este viernes 14 de febrero.

La compañía ha apostado por un terminal a primera vista, más estrecho y alargado que un smartphone tradicional. Abierto, el móvil cuenta con una pantalla AMOLED de 6,7 pulgadas cuya relación de aspecto sería de 21.9:9. En su exterior, cuenta con un panel Super AMOLED de 1,1 pulgadas que permite visualizar la hora, el nivel de batería del móvil o la fecha.

Una vez cerrado, el dispositivo cabe en la palma de la mano. El objetivo de la marca surcoreana es que cualquier usuario pueda guardar el terminal en su bolsillo. “Con el diseño exclusivo del Galaxy Z Flip y la experiencia que ofrece a los usuarios, estamos redefiniendo lo que un dispositivo móvil puede llegar a ser, así como lo que permite hacer a los usuarios”, ha explicado en el evento T. M. Roh, presidente y director de la unidad de comunicaciones móviles en Samsung Electronics.

Con esta presentación, en la que también ha dado a conocer los Galaxy S20, Samsung se ha adelantado un año más al próximo MWC con sus lanzamientos más importantes del año. El fabricante aprovechó los anuncios de los Oscars, el pasado domingo, para revelar el diseño de su teléfono plegable. El terminal coincidía con el de las imágenes filtradas durante las últimas semanas. Pero en el espacio publicitario de la gran ceremonia del cine el fabricante no especificó las características técnicas de este nuevo dispositivo.

El terminal cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 855+, 8GB de RAM, 256 GB de almacenamiento y una batería de 3.300 mAh. Está equipado con una cámara trasera dual con dos sensores de 12 megapíxeles y con una frontal de 10 megapíxeles. T. M. Roh ha afirmado que el móvil “puede mantenerse abierto en distintos ángulos, como si fuera la pantalla de un portátil”. De esta forma, según ha explicado, ofrece más oportunidades a la hora de realizar selfis y mantener videoconferencias “con las manos libres”.

Samsung ha trabajado con Google para diseñar el modo Flex, que divide automáticamente la pantalla en dos cuando el dispositivo está abierto. Se trata de una apuesta de la marca por el multitasking, ya que permite ver imágenes, contenidos o vídeos fácilmente en la parte superior mientras se realizan otras acciones como leer descripciones o navegar por Internet en la parte inferior.

La precipitada llegada del Galaxy Fold

El Galaxy Z Flip es notablemente más pequeño que su antecesor. El Galaxy Fold, cuando está abierto, es como una pequeña tableta de 7,3 pulgadas. Al cerrarlo, cuenta con una pantalla externa de 4,6 pulgadas. El primer móvil plegable del fabricante surcoreano dio mucho que hablar antes de su lanzamiento al mercado. Samsung pretendía sacarlo a la venta en varios países de Europa, entre ellos España, en mayo de 2019. Pero sus intenciones se vieron truncadas cuando varios Galaxy Fold cedidos a periodistas estadounidenses especializados en tecnología empezaron a fallar.

Los terminales presentaron problemas distintos en la pantalla con apenas dos días de uso. Al Galaxy Fold de Dieter Bohn, de The Verge, le salió un pequeño bulto en el pliegue de la pantalla. “No lo he usado en una playa o lo he sacudido en una bolsa de patatas fritas ni nada salvaje”, explicó en el mismo medio para dejar claro que había hecho un uso normal del teléfono.

Steve Kovach, editor de tecnología en CNBC, compartió en Twitter un vídeo en el que se apreciaba un parpadeo constante en la mitad de la pantalla. “Después de un día de uso…”, comentaba el periodista en un tuit que ha sido eliminado. Otros dos expertos eliminaron la capa superior de la pantalla al pensar que se trataba de un protector como el que incluyen muchos fabricantes en algunos de sus terminales a estrenar.

Estos episodios obligaron a Samsung a retrasar la venta del dispositivo y reforzar la pantalla para corregir los errores de fabricación. El imprevisto puso en duda la capacidad de los fabricantes para empezar a comercializar smartphones de este tipo. Finalmente, la marca modificó el diseño y reforzó la protección de la pantalla flexible. El Galaxy Fold salió a la venta en España en octubre por 2.020 euros.