Si te gusta un aceite, congélalo

0
177

Tu aceite podría caducar mañana. O durar un año. Y en el envase de este producto perecedero no siempre se encuentra una fecha que indique hasta cuándo debe utilizarlo.

“No existe una regulación europea sobre el tiempo máximo para su consumo y, en parte, se debe a que su durabilidad depende de las condiciones de almacenamiento”, recuerda Enrique Martínez Force, investigador y vicedirector del Instituto de la Grasa del CSIC.

El aceite se estropea por oxidación, que se desencadena en el mismo momento de la producción y se acelera por motivos tan sorprendentes y habituales como no cerrar bien la botella o tirar el tapón (“presencia de oxígeno”), guardarlo junto a la vitrocerámica u horno (“temperaturas elevadas”) o exponerlo en una aceitera de cristal o en su propia botella, si esta es transparente, junto a la ventana (“la luz”).

“Evitando estos factores, aumentaremos la vida útil del aceite”, aclara el experto. Sorpresa: se puede congelar. Solo hay que tener en cuenta que “no es homogéneo, está formado por triglicéridos y estos, a su vez, por ácidos grasos (palmítico, esteárico, oleico y linoleico), que se cristalizan a distintas temperaturas haciendo que se formen perlas hasta que se congela completamente a -20°”. Descongélese con calma (y sin calor).

Busque junto a los helados
“Los mejores aceites, con mayor fuerza, aroma y sabor, son los que se venden los primeros meses de la cosecha (entre octubre y diciembre)”, explican desde La Chinata, empresa de aceite, productos gourmet y de cosmética basada en aceite de oliva. Por eso han lanzado uno virgen extra de primera prensada y sin filtrar que se vende a -18°. AOVE Bajo Cero, de La Chinata (16 €).

Este y muchos más artículos en el nuevo número de BuenaVida, que estará disponible en quioscos y en Kiosco y más el próximo sábado gratis con El País y a la venta el resto del mes por dos euros.