¿Te gustan los fritos? Cinco consejos para conseguir la fritura perfecta

0
173

Aceite de orujo de oliva, la alternativa más interesante para freír

La fritura es una forma muy habitual de preparar los alimentos en nuestra gastronomía, pero para conseguir que los alimentos queden perfectamente cocinados con esta técnica hay que tener en cuenta varios factores. La temperatura, los medios empleados, el alimento a freír y, por supuesto, el aceite empleado, son fundamentales para sacarle el máximo partido a los fritos. Con aceite de orujo de oliva y unos sencillos trucos es fácil conseguirlo.

Utilice aceite de orujo de oliva

Recientes estudios evidencian las ventajas del aceite de orujo de oliva a la hora de freír, ya que su composición es rica en ácido oleico y contiene además compuestos bioactivos de gran capacidad antioxidante, como los tocoferoles o los polifenoles. Esto le confiere gran estabilidad en fritura, lo que se traduce en que resiste hasta más del doble de usos que los aceites de semillas empleados más habitualmente.

Además, sus características organolépticas neutras hacen que no se enmascare el sabor del alimento al freír y se pueda disfrutar por completo de su sabor original.

Evite que el aceite se caliente en exceso

Es bien sabido que las frituras hay que realizarlas con aceite muy caliente, pero ¿cuánto es muy caliente? Entre 175 y 180 grados es lo ideal, así el alimento no pierde agua y absorbe menos lípidos.

Se debe tener en cuenta que cuando el aceite humea, es señal de que nos hemos pasado de calor, que se ha quemado y no es aconsejable utilizarlo. El aceite de orujo de oliva tiene un punto de humo más elevado que otros aceites, lo que le da un comportamiento más estable en fritura.

No prolongue la cocción más de lo necesario

Cuanto más tiempo expongamos el alimento al aceite caliente, más nutrientes perderá y más grasa absorberá. A mayor exposición al calor antes se produce lo que se conoce como degradación, que conlleva la formación de compuestos no deseados que disminuyen el valor nutricional de los alimentos fritos y la durabilidad del uso del aceite en fritura. Este fenómeno varía en función del tipo de aceite, siendo el aceite de orujo de oliva el idóneo por su composición que le permite resistir mejor las altas temperaturas.

Conservar el aceite adecuadamente

Aunque reutilizar el aceite es más respetuoso con el medio ambiente, es un hecho que cuando se ha reutilizado muchas veces empieza pierde sus propiedades y se vuelve más viscoso, lo que obliga a alargar el tiempo de fritura y el alimento absorbe una cantidad mayor. Para alargar su vida útil se recomienda mantenerlo alejado de la luz y el calor, con la tapa de la freidora bajada y no dejar el aceite al fuego sin alimento dentro, ya que así se reduce su degradación.

Una reciente investigación científica muestra evidencias sobre la idoneidad del aceite de orujo de oliva para elaborar frituras. Además, los resultados obtenidos señalan que su uso puede ejercer una función protectora contra el daño inflamatorio inherente a cualquier proceso patológico.