Tecnología biomédica personalizada para el cuidado de la salud

0
1837

La Universidad de Sevilla diseña un programa de e-salud para mejorar la calidad de sus pacientes

El Grupo de Ingeniería Biomédica (GIB) Universidad de Sevilla (US) Ciber-BBN investiga, en el contexto del nuevo paradigma de ‘e-salud’, el diseño y desarrollo de dispositivos y sistemas inteligentes para el control supervisado y personalizado del cuidado de la salud. Según un comunicado de la Hispalense, puede definirse la ‘e-salud’ como la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los procesos del cuidado de la salud, se trata de utilizar las nuevas tecnologías para que la ciudadanía tenga un papel más activo en el control y tratamiento de su salud/enfermedad. Este “empoderamiento” de la ciudadanía para gestionar su propia salud se traduce en el fomento de estilos de vida saludable, cuidados preventivos e intervenciones proactivas.

“Es más barato prevenir que curar, manteniendo la salud o evitando complicaciones en el caso de enfermedad crónica, pero es necesario que el usuario tenga la seguridad de que, en su propia casa, va a estar igual de controlado y atendido que si estuviera en un ámbito hospitalario”, ha afirmado la catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la Universidad de Sevilla, Laura María Roa.

Este grupo de expertos ha desarrollado distintos sensores inteligentes para la medición de la actividad física, el gasto metabólico o composición corporal, entre otros, y también un sensor inteligente para detectar caídas en personas mayores que envía automáticamente un mensaje de alarma a los servicios sociosanitarios y confirma su asistencia también al propio usuario.

“Se trata de un pequeño parche que se coloca en la espalda a la altura del sacro, que pone en contacto al usuario y al personal sanitario en caso de caídas”, ha explicado Roa, y ha añadido que se trata de diseños modulares que permiten modificar ciertos parámetros para adaptarse a situaciones diferentes sin necesidad de rediseñar el sistema completo. “Esto abarata los costes de producción con el objetivo de que se pueda incorporar en un futuro al sistema de salud pública y sea accesible para todos los ciudadanos”, ha matizado.

Big data

Los retos tecnológicos que implica el desarrollo de los sistemas de ‘e-salud’ requieren también la gestión de grandes volúmenes de datos de los pacientes, provenientes de información distribuida y de diferentes fuentes que necesitan la investigación de métodos y técnicas de ‘big data’, que permitan su integración para la generación de conocimiento médico, desarrollo de sistemas de ayuda a la decisión clínica, así como la utilización de técnicas de comunicación en tiempo real.

Todo ello hace posible que las soluciones en el ámbito de la ‘e-salud’ estén alineadas con los nuevos paradigmas que se plantean en el ámbito del cuidado de la salud, como medicina personalizada, medicina preventiva frente a reactiva y medicina basada en la evidencia. “El objetivo es que se pueda acceder al historial clínico del paciente desde cualquier parte y en cualquier momento para poder tener en cuenta toda esta información a la hora de hacer un diagnóstico, prescribir un tratamiento y llevar a cabo una intervención, por ejemplo”, ha explicado Roa.

Por ello, “es importante” que los nuevos sistemas de ‘e-salud’ se integren a todos los niveles del ámbito sanitario, donde el objetivo final es “alcanzar un futuro modelo distribuido y ubicuo de cuidados para la salud y el bienestar de la ciudadanía a través del uso de las TIC”, ha concluido.