Trump a Rusia sobre Siria: “Prepárate, porque lo que vendrán serán misiles bonitos, nuevos e inteligentes”

0
485

El presidente de EEUU anuncia por Twitter que iniciará la ofensiva bélica contra el régimen de Bachar El Asad

Misiles “bonitos, nuevos e inteligentes”. Donald Trump juega a la guerra como si vendiera un coche. En uno de los más insólitos tuits de su vertiginoso mandato, el presidente de Estados Unidos anunció al mundo que se van a iniciar las hostilidades contra el régimen sirio y que será por medio de misiles. Pulverizado cualquier atisbo de sorpresa militar, el mandatario se permitió bravuconear con Rusia, el gran padrino del “animal” Bachar el Asad, al pedirle que se “preparase” ante el despliegue bélico estadounidense. “Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles contra Siria. Prepárate, Rusia, porque lo que vendrán serán [misiles] bonitos, nuevos e inteligentes. ¡No deberíais ser socios de un animal que mata con gas a su gente y lo disfruta!”, bramó en un tuit.

Lanzada la andanada, Trump no tardó ni media hora en volver a la carga. Fue en otro tuit, también dirigido a Rusia, pero esta vez de tono conciliador y buscando el fin de la carrera armamentística. “Nuestra relación con Rusia está ahora peor que nunca, y esto incluye a la Guerra Fría. No hay razón para ello. Rusia nos necesita para que ayudemos a su economía, algo que sería muy fácil de hacer, y necesitamos a todas las naciones trabajando juntas. ¿Ponemos fin a la carrera de armas?”, tuiteó.

Los mensajes de Trump llegaron en un momento en que el mundo ya se preparaba para una inminente intervención militar. La agencia europea de tráfico aéreo, por ejemplo, ha alertado a todas las compañías que tomen precauciones en el Mediterráneo oriental ante la posibilidad de ataques aéreos en Siria en las próximas 72 horas. La advertencia, según Reuters, se refiere especialmente al lanzamiento de misiles de crucero y previene también de posibles interrupciones en los equipos de radionavegación.

El ataque ha sido blandido por Estados Unidos como una respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del régimen de Bachar El Asad contra población civil en Duma, un reducto rebelde en la periferia de Damasco. La Casa Blanca entiende esta ofensiva, que segó la vida el sábado pasado a 60 civiles y causó cientos de heridos, como un desafío a la línea roja que el presidente Trump trazó hace un año, cuando ante una matanza similar, arrasó por sorpresa con 59 misiles Tomahawk la base aérea de Shayrat, en la ciudad de Homs.

En aquella ocasión, la respuesta estadounidense fue unilateral. Ahora, Trump ha buscado el apoyo de sus aliados. Francia, Reino Unido y Arabia Saudí han mostrado su disposición a sumarse a la una acción conjunta. Los expertos señalan que será de mayor magnitud que la de 2017 y que, dada la supuesta reincidencia de El Asad en el empleo de armas químicas, buscará un efecto disuasorio a largo plazo. Lo que aún no se sabe es cuándo ocurrirá. Los tuits de esta mañana revelan que será inminente. En preparación, Trump ha suspendido su participación en la Cumbre de las Américas, prevista para el viernes y el sábado, y ha insistido en que el autor del ataque de Duma “pagará un alto precio”.