Una segunda misteriosa onda de radio es detectada en el espacio

0
308

(CNN) – Muy lejos de nuestra galaxia, la Vía Láctea, algo está provocando que se repita el envío al espacio de cortas ráfagas de ondas de radio. Los científicos han registrado el segundo estallido de ondas de radio repetidas que se haya descubierto, según un estudio publicado el miércoles en la revista Nature.

El hallazgo también se presentó en la reunión 233 de la Asociación Estadounidense de Astronomía en Seattle.

Estas ondas de radio son solo flashes de radio de un milisegundo de duración, y esas ráfagas rápidas no son raras en el espacio.

Pero esta es apenas la segunda cuya repetición se ha descubierto. Sigue el misterio sobre por qué ocurren estas ráfagas y de dónde proceden, lo que siempre impulsa a muchos a pensar que son creadas por civilizaciones extraterrestres avanzadas.

La primera, catalogada como FRB 121102, fue descubierta en 2015 por el radiotelescopio de Arecibo, y en 2018 se reveló que las ráfagas liberan una enorme cantidad de energía.

Esta nueva ráfaga de onda de radio rápida y repetida se llama FRB 180814.J0422 + 73 y se registró seis veces procedente de la misma ubicación, a 1.500 millones de años luz de distancia.

Esta es una de las primeras detecciones realizadas por el nuevo Canadian Hydrogen Intensity Mapping Experiment (Experimento Canadiense de Cartografía de Intensidad del Hidrógeno, CHIME). El radiotelescopio aún estaba en su fase previa a la puesta en marcha y funcionaba con una pequeña cantidad de su capacidad total en el verano de 2018, cuando detectó esta y otras 12 ráfagas de radio únicas y rápidas.

Y aunque esta nueva detección no resuelve los misterios más grandes que rodean las ráfagas de radio, los investigadores que la grabaron creen que se encontrarán otros repetidos estallidos de radio que podrían permitirles descubrir su origen.

“Saber que hay otra sugiere que podría haber más por ahí”, dijo Ingrid Stairs, miembro del equipo de CHIME y astrofísica de la Universidad de Columbia Británica. “Y con más repetidores y más fuentes disponibles para estudiar, es posible que podamos comprender estos acertijos cósmicos: de dónde proceden y qué los provocan”.

Una hipótesis es que potentes fenómenos astrofísicos las están causando. La primera ráfaga se registró a una frecuencia de 700 megahercios, pero algunas de las ráfagas que CHIME registró fueron de menos de 400 megahertz.

“(Ahora sabemos) que las fuentes pueden producir ondas de baja frecuencia y esas ondas de baja frecuencia pueden escapar del entorno y no están demasiado dispersas como para detectarlas cuando llegan a la Tierra”, dijo Tom Landecker, un equipo de CHIME miembro del Consejo Nacional de Investigación de Canadá, en un comunicado. “Eso nos dice algo sobre los entornos y las fuentes. No hemos resuelto el problema, pero hay varias piezas más en el rompecabezas”.

La baja frecuencia de esta nueva detección podría hacer que la fuente de las ráfagas difiera. Se detectó “dispersión” en las rápidas ráfagas de radio, que es un fenómeno que ayuda a conocer más sobre el entorno que rodea el origen.

El equipo de CHIME cree que esta dispersión es indicativa de poderosos objetos astrofísicos en la fuente de las ráfagas.

“Eso podría significar que (la fuente) está en una especie de cuerpo denso como un remanente de supernova”, dijo en un comunicado la miembro del equipo Cherry Ng, astrónoma de la Universidad de Toronto. “O cerca del agujero negro central en una galaxia. Pero tiene que ser en algún lugar especial para darnos toda la dispersión que vemos”.

Y si CHIME pudo hacer estas detecciones antes de que estuviera en pleno funcionamiento, los investigadores esperan que el nuevo radiotelescopio les ayude a encontrar respuestas sobre estas misteriosas señales.